Valle de San Roque

El Valle de San Roque, situado al noreste del municipio, dista del Casco de Valsequillo unos 5 kilómetros. Existe una importante riqueza de agua minero-medicinal en su subsuelo, que fue explotada mediante una industria de embotellado hasta fechas muy recientes.
La tradición histórica del barrio está muy unida al Santo Patrón San Roque, al que se le dedica una de las fiestas más importantes del municipio en el mes de agosto. De la ermita que lo guarda se decía, por su ubicación cercana a la linde municipal, que “el cura se vestía en Telde y daba misa en Valsequillo”.
Uno de los mayores atractivos del barrio es, sin duda, el palmeral de gran antigüedad de Phoenix Canariensis que tapiza el Valle.
Este lugar cuenta con colegio, local social, plaza, parque y cancha deportiva.