Ruta 2 Caldera de Los Marteles – Las Vegas por el barranco de Los Cernícalos

R2 Cernícalos 21

Punto de Inicio: Caldera de Los Marteles Altitud: 1530 m
Punto de Llegada: Las Vegas Altitud: 620 m
Longitud Total: 9490 m
Tiempo de Recorrido: 4h. 30’
Orientación de la ruta: O-E
Desnivel neto: 910 m
Dificultad: Media-alta

 

2e

 

alt2

 

 

La ruta transcurre por una de las zonas de mayor valor natural de la Reserva Natural Especial de Los Marteles. La propia Caldera de los Marteles o las manifestaciones geomorfológicas del Barranco de los Cernícalos son tremendamente interesantes; además del hecho de que el barranco tiene cauce de agua permanente, con saltos de agua. No es de extrañar que este espacio tenga una gran biodiversidad, con formaciones vegetales con una elevada presencia de endemismos.

La ruta comienza en la carretera GC-130, en el punto: P0 Inicio Caldera de los Marteles. Desde el mirador, tenemos una perspectiva de la caldera, cuyo origen es freaomagmático, es decir una erupción en la que el magma entra en contacto con agua y da lugar a una erupción explosiva. Desde aquí caminamos en dirección E por una pista forestal que nos adentra en un pinar canario (Pinus canariensis) de repoblación asentado en este ambiente húmedo de cumbre, sobre depósitos freatomagmáticos del Ciclo Reciente.

Al abandonar el pinar, pasamos a una zona de basaltos del cuartenario ocupada con pastizales y cultivos, en estado de abandono mayoritariamente, lo que ha propiciado la colonización por comunidades de retamar de cumbre y retamar-codesar, con retama amarilla (Teline microphylla), tomillo (Micromeria benthamii) y codeso (Adenocarpus foliolosus).

Continuamos 510 metros para encontrarnos a la derecha de la pista el comienzo de un sendero. Lo tomamos en el punto: P1 Sendero Barranco de los Cernícalos, en la cabecera del barranco en dirección SO, lugar donde se empieza a ver un endemismo exclusivo de la Reserva, el Cardo de Tenteniguada (Onopordum carduelinum).

El descenso lo realizamos por el margen izquierdo del barranco para a unos 330 metros encontrarnos en el punto: P2 Alpendre-cueva, que nos recuerda el carácter trashumante de este camino, ya que históricamente estamos en un territorio de vocación ganadera. El descenso sigue el cauce que limita los términos municipales de Valsequillo y Telde.

Pasamos al lado derecho del barranco para, recorridos unos 820 metros, llegar a una pista de tierra: P3 pista en Cueva Blanca. Esta parte del camino pasa por la zona conocida como Cueva Blanca, con un mosaico de pequeñas parcelas de cultivo, con diversas manifestaciones trogloditas de cuevas y alpendres en el margen izquierdo del barranco.
La vegetación termófila de esta medianía corresponde a un ambiente húmedo, como nos muestra la principal comunidad de acebuches de Gran Canaria (Olea europea cerasiformis).

El barranco se hace angosto con perfiles en “V”, mostrando meandros encajados en brechas volcánicas, y saltos de agua relacionados con comportamientos litodiferenciales.

Proseguimos por este ambiente húmedo 1080 metros por la pista de tierra de la derecha del cauce del barranco, para llegar a su final a un sendero. Este tramo comienza en el punto: P4 Bosque de saos y acebuches. Desde aquí observamos un bosquete de sauces canarios o saos (Salix canariensis). Vemos la mejor sauceda de Gran Canaria, un bosque húmedo de galería gracias al cauce permanente de agua.Por las laderas, los saos dejan paso a los acebuches, junto a los cuales en el estrato subarbóreo llama la atención la presencia de ejemplares aislados de peralillo (Maytenus canariensis), endemismo canario, y orobal (Withania aristata). El cortejo florístico lo protagoniza un arbusto, la retama blanca (Retama rhodorhizoides), mientras que en el estrato herbáceo aparecen dos endemismos canarios como el bicácaro (Canarina canariensis) y la tacarontilla (Dracunculus canariensis).
Aquí es abundante el cernícalo, entre otras aves, justificando el nombre del barranco. A unos 340 m del punto P4 cruzamos el barranco y nos mantenemos por el lado izquierdo. Nuevamente la vocación ganadera es patente por la presencia de un conjunto de cuevas alpendre aún en uso.

Tras cruzar al margen derecho del barranco, continuamos hasta cruzarlo por última vez, estamos ya a 1260 metros del P4, para abandonar el cauce por el margen izquierdo, en el punto: P5 Salida del cauce del barranco.
Nos fijamos en la geología, estamos en una zona de lavas de fonolitas haüynicas que contrastan con una brecha del Roque Nublo, para iniciar la ascensión, mientras observamos la vegetación rupícola húmeda que ha colonizado estas rocas, como algunos bejeques (Aeonium percarneum), la cruzadilla (Hypericum reflexum), la hierba de risco o matorrisco (Lavandula minutolii), y el granadillo (Hypericum canariense), todos ellos endemismos canarios.

En el punto P6 Ruta de la galería a unos 360 m del punto P5 nos encontramos la entrada a la derecha de un tramo alternativo que nos lleva al punto: P7 Galería de los Guinderos
Aquí encontramos la galería que alimenta de agua el cauce del barranco, este punto se encuentra a unos 260 m, dirección SE. Una vez hemos vuelto al punto P6, el camino prosigue bajo unos espectaculares riscos.

Seguimos 900 m en dirección NE, con espectaculares vistas del barranco, que se abren hasta el mar, mientras arribamos el punto: P8 Pista forestal. Nos mantenemos en el camino por la zona conocida como el Lomo de Castillo, donde vemos una formación geológica de brecha del Ciclo Roque Nublo. Avanzamos hasta dar a la vertiente N del Lomo de Castillo, para observar todo el municipio de Valsequillo. El descenso por la pista nos lleva a una zona de frutales, donde es abundante el almendrero (Prunus amygdalus), acompañado por especies autóctonas como la cañaheja (Ferula linkii), o el escobón (Chamaecytisus proliferus).

Enlazamos ahora con una pista asfaltada que nos lleva, tras recorrer 3 km desde el P8, al punto: P9 Hacienda de los Mocanes. Ejemplo de arquitectura rural, esta finca de Las Haciendas del Marqués del Buen Suceso ya existía en 1851. La Familia Martínez Montañez tenía su vivienda con capilla y hoy es un lugar de enorme valor histórico y etnográfico en Valsequillo. Desde aquí seguimos por la carretera asfaltada pasando por la zona de los Mocanes en la que el paisaje rural mantiene su carácter agrícola, con la presencia del almendrero y de edificaciones de valor etnográfico.

Llegamos, tras recorrer 1170 m, a Las Vegas en el punto: P10 Fin Las Vegas, ya en la carretera principal GC-41 Telde- San Mateo por encima del local social del barrio. Este barrio de Valsequillo que mantiene su carácter rural es un excelente lugar para reponer fuerzas con una buena comida tradicional.

 

Descargar KMZ.jpgPueden descargar un Kmz con imágenes de la ruta y verlo con Google Earth en su ordenador.