Mirador Los Marteles

La formación de La Caldera de Los Marteles, que se extiende ante Ud. en dirección Sur, se debe a un volcanismo de tipo explosivo, producido por la interacción agua-magma. Como consecuencia, nos encontramos con un cráter de forma elíptica de 500 metros de diámetro y 80 metros de profundidad. Su edad geológica es del ‘Ciclo Reciente’ y es contemporáneo a la Caldera de Bandama, al Pico de Osorio y al conjunto volcánico de Lomo Magullo. El hecho de que forme una cuenca hídrica cerrada, hace que su fondo sea muy apto para el cultivo, por lo que no es raro ver pastar ganado en él.
Al lado opuesto, en dirección Nordeste, se divisa la Caldera de Tenteniguada, esta caldera, de origen erosivo, es la cabecera de los barrancos tributarios del Barranco de San Miguel, que aguas abajo se convierte en el de Telde. El desmembramiento del Macizo Central, en este sector, ha dejado al descubierto los pitones o chimeneas de las erupciones del ‘Ciclo Roque Nublo’: Roques de Tenteniguada, Roque del Pino y Roque Saucillo.
En este espectacular paisaje nos podemos encontrar, además, con formas caprichosas debidas a la erosión.