R2 Cernícalos 32

Desde antes del año 1851 ya existía esta Hacienda o Finca de Las Haciendas del Marqués del Buen Suceso. La familia Martínez Montañez tenía en ella su vivienda principal y su capilla oratoria. Como hecho importante en su historia, se constata que en 1857 llegaría a esta Hacienda el Obispo de Canarias para celebrar la Confirmación de 52 niños de todo el municipio.
Entre las anécdotas podemos reflejar unas folías donde una chica niega el amor del Marqués:
Cuando vayas al Marqués
me traerás aceitunas
Si están dulces, yo te quiero
Y si amargas, calabazas
de esas que llaman boyunas
En los años 40 del pasado siglo, llegó la noticia hasta nuestra población de que todas las propiedades del Marqués habían sido adquiridas por un transmarino llamado Emilio Suárez Fiol, quién le daría un verdadero incremento y auge a esta finca, repoblando sus montañas con pinos canarios y cultivando todas las parcelas que eran aprovechables.
A Emilio Suárez se le pueden agradecer muchas cosas, de entre las cuales sobresale la recuperación de la Capellanía de Cuchara, que data del año 1600, propiedad de Juan Hernández Cuchara.